El sacrificio de mis pensamientos. por Marcus Leggett

El sacrificio de mis pensamientos. por Marcus  Leggett
Titulo del libro : El sacrificio de mis pensamientos.
Fecha de lanzamiento : December 8, 2018
Autor : Marcus Leggett
Número de páginas : 1769

Obtenga el libro de El sacrificio de mis pensamientos. de Marcus Leggett en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Marcus Leggett con El sacrificio de mis pensamientos.

El mago enroscó a un personal del encargado Supremo sobre la cabeza, y la piedra en él fue encendida, y la nube rosácea del humo cubrió al mago, habiéndose disipado rápidamente juntos con él.
Cuando Ervin desapareció, Gabriel miró a la muchacha. Atentamente miró el lugar donde sólo que había un mago.
— ¿Yo … — comenzó a balbucear — pensaba … Por qué entonces anduvimos? — era indignada.
— Los movimientos inmediatos en el espacio sólo están disponibles en pequeñas distancias a los magos que tienen permisos y sólo a aquellos sitios donde ya eran, es inaccesible a la gente en absoluto.
Pero no para conferencias sobre magos envió a Ervin adelante, deje a encargados ser involucrados en ello si lo consideran necesario. Se tenía que dirigir a Anna sobre el incidente anoche antes de que lleguen a la ciudad.
— Anna … — comenzó a Gabrielle, pero vaciló, estando en palabras apropiadas. Pensamiento tanto que en primer lugar, pero cuando tal oportunidad, las palabras fueron presentadas, por fin, que pareció, estaban en la punta de la lengua — evaporado.
— No sea preocupado por Gabrielle — sin haber permitido seguir, la muchacha contó, sin embargo habiendo concedido con una mirada. Y mejor no lo haría — los pensamientos en la cabeza de Gabriel se hicieron aún menos. — Entiendo que tal como resultó después en ese claro no estoy presente culpable y que no quiso todo esto, sólo el unicornio es culpable de todo. — Esto pomorshchit una nariz, probablemente, recordando la creación mágica lasciva que privó de ambos todos los conceptos sobre decencia y moralidad. — No soy una muchacha inocente, mi castidad no sufrió, y usted de qué no me asustó. Dé no diremos a nadie sobre ello y olvidaremos sólo del incidente. ¿Bien?
— Por supuesto — Gabriel ahí mismo contestó, sin esperar tal respuesta de ello, pero completamente lo satisfizo. — Quise ofrecer lo mismo.
Pero aquí que no quiso esto el acontecimiento en un claro después de todo pasó Gabriel fuertemente dudado. Al menos, de sus palabras claramente que hizo la cosa correcta cuando fue descargado — la muchacha no lo quiso y sintió sobre el incidente.
Gabriel estaba sorprendido que no exija nada: ni los matrimonios, ni otkupny, ni siquiera piden perdón. No lo esperó en absoluto. Por supuesto, todo lo simplifica. ¿Pero aquí olvidar? Con ello también los problemas no consistirán en si mantenerse distantes de ello. Tan pronto como llegan a la ciudad, y la muchacha será transferida al consejo — no debería estar al lado de ella todo el tiempo. También será posible ser distraído por la captura de adherentes oscuros.
— Anna, la ciudad de magos es llamada MAIR, pero en la vida ordinaria, en una conversación dicen simplemente "la ciudad de magos" más a menudo, apenas alguien se acercará y preguntará, pero sin embargo es mejor saber, puede ser útil. El camino hacia el monasterio está a través de toda la ciudad, manténgase cercano — Gabriel advirtió.
Decidió en primer lugar pequeño. Gabriel no iba a decir todos los secretos apreciados del mundo, él mismo acos