Obras Completas Fray Benito Jerónimo Feijoo por Fr. Benito Jerónimo Feijoo

Obras Completas Fray Benito Jerónimo Feijoo por Fr. Benito Jerónimo Feijoo
Titulo del libro : Obras Completas Fray Benito Jerónimo Feijoo
Fecha de lanzamiento : November 26, 2015
Autor : Fr. Benito Jerónimo Feijoo
Número de páginas : 6471
Editor : Ebooklasicos

Obtenga el libro de Obras Completas Fray Benito Jerónimo Feijoo de Fr. Benito Jerónimo Feijoo en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Fr. Benito Jerónimo Feijoo con Obras Completas Fray Benito Jerónimo Feijoo

2 EDICIÓN: 24/12/2015
-Errores de código subsanados.
-Mejor índice de contenido (TOC).
-Mejor índice interactivo.
-Márgenes y estilo mejorado.
-Nueva portada.
---------------------------
ÍNDICE GENERAL

BENITO J. FEIJOO (Artículo de Wikipedia)
Fr. BENITO JERÓNIMO FEIJOO (Retrato de Ilustres Españoles)
BIOGRAFÍA (de cervantesvirtual.com)
CRONOLOGÍA (de cervantesvirtual.com)
Un luchador por la razón (Ricargo Gullón)
Feijoo, fundador de la filosofía en lengua española (Arturo Ardao)

--------------OBRAS COMPLETAS

TEATRO CRÍTICO UNIVERSAL

TOMO I
TOMO II
TOMO III
TOMO IV
TOMO V
TOMO VI
TOMO VII
TOMO VIII

CARTAS ERUDITAS Y CURIOSAS

TOMO I
TOMO II
TOMO III
TOMO IV
TOMO V

OBRAS VARIAS

APOLOGÍA DEL ESCEPTICISMO MÉDICO [1725]
SATISFACCIÓN AL ESCRUPULOSO [1727]
RESPUESTA AL DISCURSO FISIOLÓGICO-MÉDICO [1727]
ILUSTRACIÓN APOLOGÉTICA [1729]
SUPLEMENTO DE EL TEATRO CRÍTICO [1740]
JUSTA REPULSA DE INICUAS ACUSACIONES [1749]
ADICIONES [1783]

-------------------------------------------------------------------------------
Fr. BENITO JERÓNIMO FEIJOO.
Monge Benedictino extirpador de las preocupaciones y errores vulgares. Natural de Casdemiro. Murió en Oviedo en 1764.

Quando se contempla con imparcialidad la época del réynado de Cárlos II, no puede menos de gemirse sobre la degradación miserable en que la Nación se vió hundida. La fuerza y poderío que había manifestado en los dos siglos anteriores, y con que había agitado casi todo el universo, no duraban ya sino en la memoria, y como en vergüenza de sus continuas pérdidas y de sus desastres. Corrieron en tal mengua igual fortuna la ilustración y las letras; y el espíritu humano en vez de corresponder á las fatigas y loables tareas de los sabios que habían precedido, retrocedió lastimosamente, y se halló de repente envuelto con las tinieblas de los siglos bárbaros. Las escuelas enseñaban por filosofía y teología una serie de qüestiones vanas, llenas de sutilezas y cavilosidades, tan agenas de la razón, como imposibles de entenderse: la erudición y la crítica estaban reducidas á un impertinente pedantismo, la belleza desconocida en las artes, la naturaleza ni aun soñada en las ciencias, y el pueblo sumido en supersticiones pueriles y risibles patrañas.